La ciencia menospreciada

La ciencia menospreciada

Aún en estos tiempos hay mucha gente que piensa que la tierra es plana, las personas que piensan eso hasta tienen su propia sociedad que cada vez es mas grande.

La religión siempre ha tenido conflictos con la ciencia, teniendo como un antecedente histórico la época del oscurantismo. Galileo Galilei, por ejemplo, en pleno siglo XVII, fue censurado por sus hallazgos científicos por parte de la Iglesia. Este desprecio a las investigaciones científicas continúa gracias a otras creencias, ya sea por religión o teorías de conspiraciones, gente que basa su conocimiento en videos subidos a la red o fe ciega. Esto es algo que debería de cambiar.

Desde mi punto de vista se debe a un factor principal: la comunidad científica y su conocimiento es muy cerrado. Esto por supuesto no es muy intencional, hay muchos factores para que un hallazgo científico sea compartido al público, empezando por tiempo, dinero y esfuerzo por parte de los investigadores.

Usualmente, para difundir sus hallazgos, un investigador de la UNAM hace lo siguiente:

  • Crea una cuenta en Researchgate la cuál es una red social solo para investigadores donde pueden entre muchas cosas compartir sus artículos y ser evaluados, corregidos y comentados entre la misma comunidad científica. Para poder ingresar a este sitio se debe tener un correo electrónico de la universidad y seleccionar areas de interés. Una persona sin esto no puede acceder a todo el conocimiento que alberga la página.
  • Una ves creada la cuenta en esta red social, sube los llamados papers o artículos científicos de sus investigaciones.
  • Los colegas del investigador evalúan los artículos. Aunque en esta red social todos pueden ver y comentar el trabajo de otros.
  • Ya evaluados y aprobados sus artículos (un proceso nada rápido), se paga grandes cantidades de dinero para las publicaciones de acceso abierto, e incluso en revistas de acceso cerradas se debe que pagar una gran cantidad solo para figuras.
  • Los editores venden el trabajo de nuevo a su propia Universidad por una gran cantidad de dinero. Suele pasar que al publicar un artículo, se puede volver a pedir a la gente el texto completo por no poder acceder a la revista.

Es una tontería que muchos investigadores son financiados por los contribuyentes, pero los contribuyentes en realidad no leen el trabajo final porque no tienen acceso a bibliotecas universitarias y así sucesivamente. Si se pone todo en línea tal vez con algún video, este sistema puede cambiar.

Han pasado ciertas cosas interesantes para evitar que el conocimiento sea tan cerrado, una de ellas es algo que hizo una investigadora en Rusia llamada Alexandra Elbakyan que ha publicado varios artículos gratuitamente en Internet. A pesar de una orden judicial y una demanda de Elsevier, una de las mayores editoriales del mundo, ella no quiere dar de baja el sitio el cual es Sci-Hub. De esto la comunidad científica la ha apoyado al crear sitios de protesta.

Pienso que actualmente,  si por alguna causa una tormenta solar termina con la energía eléctrica, volveríamos a creer que la tierra es cargada por elefantes y una tortuga gigante.

La ciencia menospreciada

Esta entrada está también disponible en us.

Un comentario en “La ciencia menospreciada

  • No necesariamente un investigador de la UNAM sigue ese camino o con esas herramientas para difundir su investigación, aunque lo que describes no me parece que sea muy lejano a la realidad de muchos. Si hay formas gratuitas en la que la gente “común” puede acceder a revistas especializadas pero no las conoce y si las conocen no les interesa y eso desde mi punto de vista el problema, es decir, que no tenemos un cultura científica en este país, ya que no se fomenta de manera general, por que incluso al momento de buscar un trabajo se necesita a alguien que haga y no a alguien que piense.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *